¿Cómo se vive la pandemia en Nepal?, por Destinoriente

persona en bote, destinoriente, nepal
Destinoriente

Detrás de DestinOriente estamos Martín Olascoaga y Pamela Formas, viajeros intrépidos, constantes y curiosos.

En este post, quizá un poco más personal que otros, respondemos a algunas preguntas que varias personas se hacen sobre quienes nos hemos quedado “varados” a miles y miles kilómetros de nuestros países.

¿Por qué nos quedamos?, ¿Qué están haciendo?, ¿Cómo se vive este momento en el exterior?, ¿Cuáles son sus planes?, etc.

Primero les contamos que cuando estalló el “cierre del mundo”, estábamos esperando a más de 70 viajeros que iban a llegar entre marzo y mayo a India y Nepal para viajar como parte de nuestros viajes grupales organizados. 

El caos se desató casi de forma inmediata y por ende, estuvimos cerca de dos semanas enteras en Katmandú solucionando todo lo que refería a reprogramaciones, y cambios de reservas, vuelos, seguros, etc. Finalmente, luego de mucho trabajo, todo se solucionó y pudimos ofrecer a todos los viajeros la posibilidad de reprogramar sus viajes sin costo para la segunda parte del año, lo cual para nosotros es una gran tranquilidad, ya que hemos cumplido con nuestra palabra y compromiso.

Por otro lado, una vez estuvo todo esto solucionado, nuestras familias nos preguntan si íbamos a volver, o qué íbamos a hacer. Para nosotros nunca hubo duda: quedarnos donde nos había tocado estar siempre fue la opción. Vale decir que ya son más de 8 años viajando por el mundo, y que no tenemos más casa que el lugar donde está nuestra mochila, que estamos muy acostumbrados a adaptarnos a situaciones y ambientes diversos y que (aunque no lo crean) esta no es la situación más extrema que hemos vivido estando lejos de nuestros países.

Es por eso que desde el primer momento, la opción fue siempre quedarnos en Nepal, elegir bien el lugar donde íbamos a estar, conseguir un sitio cómodo y seguir con la mente ocupada.

Con estas bases fue como llegamos a Pokhara, un lugar el cual conocemos desde que era un pequeño pueblo (hoy es una pequeña ciudad) y nuestro primer objetivo fue conseguir una pequeña casa donde pasar el tiempo que fuese necesario. 

Esto llevó muchos días de caminatas, visita a diferentes aldeas y barrios y algún regateo :), pero finalmente encontramos nuestro lugar, y a partir de allí, todo ha sido muy fluido.

La pandemia mundial en Nepal no ha pegado tan fuerte, y aunque hemos tenido 3 semanas de cuarentena total en el país, no hemos notado alguna falta de alimentos ni nerviosismo generalizado. Además, más allá de la restricción parcial, aún es posible salir cada mañana a caminar o correr por las montañas e ir al lago al atardecer. 

Por otro lado, en Nepal la gente ha sido extremadamente amable con quienes nos hemos quedado. Hay restaurantes que ofrecen comida gratis, gente que hace colecta para entregar canastas a los menos favorecidos, y en general se respira aires de optimismo. Incluso, y de forma recurrente nos han parado desconocidos en la calle que nos dan la bienvenida a su país, nos aclaran que Nepal es seguro, y que somos muy bienvenidos a quedarnos el tiempo que deseemos.

También, el gobierno ha habilitado renovaciones de visas sin cargo, y tanto los alquileres de casas o apartamentos, como los hoteles han bajado sus tarifas para así ayudar a los extranjeros que han debido quedarse más de lo planeado.

Para quienes se preguntan ¿qué hacemos durante el día? Les contamos que nos mantenemos muy ocupados. Generalmente nos levantamos antes de las 6:30 a.m., empezamos el día con ejercicio y deporte, luego desayunamos y tomamos la mañana para trabajar en nuestra empresa, tomar cursos (de idiomas, de desarrollo en webs, etc) y escribir. Por las tardes leemos y al atardecer, salimos a caminar y a encontrarnos con otros viajeros que están en nuestra misma situación.

Entonces, en ese tema estamos muy bien. Cómodos y seguros de nuestra decisión.

Por otro lado, está la incertidumbre de qué es lo que va a venir, como seguirá todo esto, etc.  En este punto, creemos firmemente que este es el momento en que uno debe evaluar si realmente creemos en los valores que difundimos.

Por nuestra parte, la vida simple y nomade, la paciencia, la calma, la honestidad, el positivismo y la transparencia han sido desde siempre los valores que impulsan nuestro camino y es por eso, que más allá de la incertidumbre de qué es lo que va a pasar, de que se hayan venido abajo todos nuestros planes de trabajo y viajes; y de que estemos “solos” a 16.000 km de casa, optamos por ser felices. 

Ser felices más allá de las circunstancias exteriores; ser positivos más allá de lo que se dice; ser agradecidos por lo que tenemos y no ser negativos por lo que perdimos; ser transparentes con nuestros viajeros, y sobre todo: ser coherente con nuestros valores.

Es por eso, que respondiendo a las preguntas, les decimos que en nuestro caso, estamos muy bien y les agradecemos un montón que piensen en nosotros. Deseamos también que todos estén muy bien, y sobre todo que seamos agradecidos por lo que tenemos y positivos con lo que se viene.

Un gran abrazo desde Nepal,
Pame & Martín


Redacción: Destinoriente / @destinoriente en Instagram


Sobre el autor:

Pame & Martin son dos viajeros intrépidos, constantes y curiosos, dedicados a su misión de encontrar los mejores rincones del mundo para luego compartirlos contigo. Juntos crearon DestinOriente, en donde te invitan a viajar con ellos y a recorrer los caminos que más los han enamorado durante largos años de viaje por Asia.

Visita su página web y súmate a sus próximas experiencias:

www.destinoriente.com

 

Share

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *